DIARIO VIVIRAVENTURAS EN… ¡FILIPINAS!

Cuando piensas en Filipinas, lo primero que se viene a la cabeza son playas impresionantes llenas de palmeras. Y no es para menos, es un país exótico que no nos defraudó y realmente nos cautivó.

Para entrar si tienes nacionalidad española solo necesitas tener el pasaporte en vigor con validez de 6 meses y un billete de vuelta. No necesitas visado si tu estancia va a ser inferior a 30 días.

Aunque no hay ninguna vacuna obligatoria, recomendamos visitar los centros de vacunación tropicales o internacionales para que ellos te asesoren. Se recomienda por eso vacunarse de la Hepatits A y B, fiebre tifoidea, tétanos y rabia. También de fiebre amarilla si hace poco has visitado un país donde ésta sea endémica. Como en todo país asiático, recomendamos lavar manos frecuentemente y beber agua embotellada.

La moneda oficial es el Peso (PHP). Hay casas de cambios y cajeros, pero en muchas zonas rurales escasean, así que recomendamos dinero en efectivo.

La diferencia horaria son 6 horas más que España peninsular.

Filipinas tiene un clima tropical donde su temperatura media ronda los 27 grados todo el año, aunque se distinguen 3 épocas:

  • Época templada de diciembre a febrero
  • Época de verano seca de marzo a mayo
  • Época de lluvias el resto del año, es decir, entre junio y noviembre, donde suele haber muchos tifones, donde los más fuertes suelen ser en agosto.

Nosotros fuimos en febrero, es decir en la época templada, y realmente pasamos mucho calor y humedad. También hay que tener en cuenta que Filipinas es un país muy extenso y existen muchos microclimas, como por ejemplo en el norte, en la zona de Banaue, donde allí en febrero las temperaturas eran de unos 20 grados y no nos paró de llover.

El idioma oficial es el filipino o tagalo, junto al inglés. El tagalo es una mezcla curiosa entre el castellano, inglés y otros idiomas de Filipinas. Como Filipinas fue colonia española desde 1521 a 1898, la influencia es bastante importante. A nosotros nos resultó muy curioso no entender nada de tagalo y de repente escuchar los números en castellano o palabras sueltas como mesa, silla, sobrero, presidente, etc. También muchos nombres y apellidos son de origen español. Aunque el tagalo es el idioma oficial, casi todo el mundo habla el inglés, ya que estuvieron bajo dominio americano desde 1898 hasta 1946. Los filipinos son muy agradables y extrovertidos así que no dudes en hablar con ellos y preguntarles cosas, ellos encantados.

Filipinas siempre ha tenido fama de inseguridad, y es una de las cuestiones que más preocupan a los que viajan allí. A nosotros personalmente, el país nos resultó bastante seguro, los filipinos son muy pacíficos y es un país amigable, así que se pueden recorrer sus islas con total tranquilidad. En el caso de Manila, sí que es cierto que la fama de inseguridad se la lleva la capital, pero hay los peligros que puede haber en cualquier otra ciudad con tanta población y caos. A nosotros no nos trasmitió mucha inseguridad pero porque tomamos nuestras precauciones en Manila, nosotros sólo nos movimos por las zonas turísticas por nuestra cuenta, y fuera de ellas siempre en taxi autorizado. No salimos de noche.

La zona que realmente tiene mala fama es la región de Mindanao, es la isla más al sur, ya que existe un conflicto armado donde la mayoría musulmana reclama la independencia.

A continuación os relatamos nuestro diario de viaje por Filipinas, día por día, para que os guieis si queréis visitarla alguna vez, cosa que os recomendamos totalmente ya que una parte nuestra se quedó allí en este viaje.

Día 1:

Llegamos al aeropuerto de Cebú a primera hora de la mañana, procedentes de Singapur. Desde el aeropuerto hasta el Pier 1 en taxi (donde un barco nos llevaría a la isla de Bohol) tardamos 40 minutos y nos costó 200 pesos. Decidimos coger el primer ferry que salía, que justamente era de la compañía OceanJet que salía a las 8h de la mañana y nos costó 500 pesos cada uno. El ferry fueron unas 3 horas aproximadamente, pero no lo podemos asegurar bien porque nos quedamos dormidos. Llegamos a la isla de Bohol y allí cogimos un triciclo que tardó 1 hora en dejarnos justo delante del hotel que teníamos contratado, el Paragayo, en Alona beach. El hotel nos encantó, una muy buena relación calidad-precio. Lo recomendamos 100%, es más, fue nuestro mejor hotel en todo Filipinas.

Triciclo

Nos fuimos a comer a un restaurante en la misma playa de Alona. La playa en sí no es de las mejores playas, pero se puede apreciar un paraíso del cual actualmente, entre hoteles, bares, barcos, etc, ya no es lo que era.

En la misma playa nos encontramos con Chris, un comercial turístico que nos ofrece una excursión para el día siguiente. Así que contratamos con él la excursión a Balicasag island & Virgin island por 400 pesos cada uno. Nos hace una rebaja porque ya teníamos nuestro propio equipo de snorkel. El resto del día nos dedicamos a descubrir la zona y darnos un masaje en la misma playa por 500 pesos.

Día 2:

Nos levantamos a las 4.45 horas y el barco sale a las 6 horas. En la barca somos 13 personas. Aunque salimos pronto, ese día no hubo suerte y no pudimos ver delfines. Luego la excursión te lleva a Balicasag Island. Al llegar nos hacen pagar 250 pesos para poder hacer snorkel en una área protegida. Como nos habían dicho que el snorkel de esta isla era de lo mejorcito, decidimos pagarlo. Estuvimos una hora haciendo snorkel, mirando peces, haciendo fotos, vídeos, realmente fue espectacular! La zona está repleta de peces y corales, por lo que si os gusta la vida submarina, no dudéis en ir. Fue donde vimos más variedad de peces y corales de todo Filipinas. Al acabar, como aun teníamos un poco de tiempo, decidimos andar un poco por la isla y descubrir el pueblo local.

Snorkel en Baligacag Island

Seguidamente, nos llevan con la barca a Virgin Island, un banco de arena blanca con agua transparente y sin olas. Realmente increíble el color del agua. Espectacular. El lugar está repleto de estrellas de mar de todos los tamaños y colores (sobretodo no tocarlas). La mala pata fue que nos llovió un poco y se nos mojaron los móviles, así que muchas fotos de esta preciosa isla salieron borrosas.

Virgin Island

De vuelta a Alona beach decidimos comer y luego alquilamos una moto. Decidimos ir a Sunrise beach y de allí andando a la espectacular playa del hotel Bohol beach resort. Luego visitamos la ciudad de Panglao, donde aparte de visitar el pueblo, presenciamos una boda filipina. De vuelta a Alona beach, en una de las agencias de la playa, decidimos contratar una excursión para el día siguiente para visitar a isla.

Día 3:

Quedamos a las 9 horas como habíamos previsto con el transporte que nos llevaría a las principales atracciones de la isla de Bohol. El precio total fue de 400 pesos por persona y no entraban las entradas de los sitios. Si te apetece entrar entras, sino, te esperas fuera. Con la excursión visitamos:

  • Tarsier Conservation Area: Aquí se visita el primate más pequeño de la Tierra. La entrada cuesta 50 pesos
Primate Tasier
  • Chocolate Mountain Hills: Entrada 50 pesos
Chocolate Mountain Hills
  • Butterfly sanctuary: aquí no entramos
  • Comida en el Río Loboc en barca nos costó 450 pesos. Las vistas son increíbles, aunque la comida no nos gustó nada. Lo vimos muy turístico pero el río Loboc y sus vistas nos encantaron
  • Loboc adventure: nos tiramos en una tirolina enorme, vale la pena. Nos costó 350p.
  • Piton Conservation Area: cuesta 30p, pero nos decepcionó mucho. Tienen las serpientes en recintos superpequeños donde casi no se pueden mover. No lo recomendamos para nada.
  • Iglesia Nuestra Señora Inmaculada Concepción: fue de las primeras que construyeron los misioneros españoles en Filipinas. Cuando fuimos nosotros estaba en reconstrucción porque se destrozó con el terremoto de octubre de 2015.
  • Puente Colgante: bastante divertido
Puente colgante en Río Loboc

Regresamos a las 18 horas de la excursión. Nos hacemos un masaje shiatsu en un centro de estética de Alona Beach por 400p y cenamos en la playa.

Día 4:

Nos dimos nuestro último bañito en la playa de esta isla y cogimos un triciclo por 300p en dirección al aeropuerto de Tagbilaran para volar con AirAsia con destino Manila. El aeropuerto es pequeñísimo y el avión salió con 15 minutos de antelación, casi no nos habíamos puesto los cinturones que el avión ya estaba despegando. Llegamos a Manila y fuimos en taxi pagando 700p para ir a la estación de autobuses de Ohayami. Allí compramos los billetes para el autobús que salía por la noche en dirección a Banaue. Ya no quedaban plazas en el primer bus, así que nos tocó ir en el último, el de las 22.15h por 450p cada uno. Aquí discrepamos con algunas opiniones que vimos en foros de internet diciendo que siempre había plazas libres para comprar los billetes. Aquí hemos de decir, que llegamos sobre las 16h y ya solo quedaban plazas en el último bus, y gente que llegó detrás de nosotros se quedó sin plaza. Así que recomendamos llegar pronto o comprar los billetes por la página web de la compañía de autobuses.

Como nos sobraba mucho tiempo, decidimos dejar las mochilas en la estación de Ohayami y decidimos ir a Intramuros, que es el casco antiguo de la Manila construida por los españoles. Realmente Intramuros es acogedor, y con edificios de estilo colonial, un remanso de paz dentro de la caótica Manila. Hemos de decir, que aunque nos avisaron que era peligrosa, nosotros no tuvimos en ningún momento sensación de inseguridad. En el casco histórico visitamos la Catedral, la iglesia de San Agustín que es la más antigua i Fort Santiago que es precioso y nos encantó.

Iglesia de San Agustín
Intramuros

Fort Santiago

Después de visitar este oasis dentro de Manila, regresamos para la estación para coger el bus y pasar toda la noche en ruta.

Día 5:

Llegamos a Banaue sobre las 7 de la mañana. Antes de llegar al pueblo te hacen bajar del bus y te suben a un Jeepney, que son antiguos jeeps militares de Estados Unidos de la Segunda Guerra Mundial, que los dejaron allí y los filipinos los han transformado y pintado de diferentes colores y que actualmente es el transporte más común en Filipinas. Al Jeepney suben los que no tienen hotel cogido, si tienes hotel reservado, te vienen a buscar allí. Nosotros como no teníamos, fuimos con el Jeepney.

Jeepney

A los 5 minutos se para y te hacen pagar 50 pesos para entrar a la zona. Luego te dejan en un hotel de Banaue y te hacen comprar el billete de vuelta, si tienes fecha claro, porque normalmente si compras el billete el mismo día, ya no quedan plazas. Así que nosotros lo compramos para al cabo de 3 días y ya solo quedaban pocas plazas disponibles. También te agobian para que contrates excursiones con ellos, pero nosotros decidimos primero buscar un sitio para dormir. Después de mirar un par de hostels, nos decidimos por el People’s Lodge por 600 pesos la noche. El hostel es muy sencillo tirando a cutre y sin enchufes en la habitación.

Desayunamos y cogemos un triciclo que nos llevó al Banaue View Point. No se veía nada, todo impregnado de niebla y no paraba de llover. Así que comimos en un restaurante de allí y luego decidimos bajar. Aunque seguía lloviendo, decidimos pasear un poco por el pueblo. Realmente nuestra primera impresión de Banaue no fue buena. Llovía sin parar, las temperaturas eran bastante más bajas que la paradisíaca Bohol, aunque nuestra primera impresión empezaría a cambiar para mejor el día siguiente.

Vista de Banaue

Día 6:

Contratamos un triciclo que nos llevó a Batad Saddle Point. Allí bajamos por nuestra cuenta andando a Batad, unos 40 minutos. Al llegar arriba pudimos ver una de las mejores estampas de Filipinas.

Una vez llegamos a Batad, contratamos un guía local que nos hizo una ruta impresionante y a la vez agotadora. El nos llevó a Batad Wiev Pont, al pueblo y a la cascada (a unos 20 minutos escalones abajo desde el pueblo). Realmente es lugar es increíble y unas vistas preciosas desde los arrozales a lo alto del pueblo. Es impresionante pasear por los arrozales, caminar por senderos estrechísimos o bajar escaleras de infarto.

La vuelta se hace un poco dura por la infinidad de escalones que hay que subir para regresar, pero merece la pena pasar dos días con agujetas porque la experiencia es increíble. Nosotros recomendamos ir en guía local, que se puede contratar directamente al llegar a Batad, ya fuimos por lugares que los que van por libre no llegan y también nos contó historia y costumbres del lugar.

Día 7:

Decidimos contratar un triciclo que nos llevaría a Hapao y Hot Springs. Tanto las terrazas de arroz de Hapao como las de Batad son Patrimonio Mundial de la Unesco. Al entrar a la zona te hacen pagar 30p. Nosotros esta vez no contratamos guía, decidimos aventurarnos solos, pero suerte que teníamos delante nuestro un japonés y su guía, que sino seguro que nos hubiéramos perdido. Aquí los guías suelen rondar los 300p. Después de casi 1 hora caminando, también entre arrozales, pero sin escaleras que lo hicieron más ameno, llegamos a Hot Springs, un arroyo natural de agua caliente. Nos dimos un bañito más que agradable y merecido y estábamos casi solos.

Hot Spring
Hapao

En Hapao no hay tanto turismo como Batad, pero lo recomendamos 100% porque nos encantó. Ya por la tarde cogimos el bus de regreso a Manila.

Como resumen de esta zona, nosotros decidimos ver 1 día Banaue, 1 día Batad y 1 día Hapao. Hay gente que solo va a Batad, duerme allí y el día siguiente regresa a Manila. También hablamos con gente que hacía un trekking por la zona de dos días y pasaban por Batad. Nosotros decidimos alojarnos todos los días en Banaue y de allí movernos cada día, y no nos defraudó. A nosotros nos llovió, pero depende de la época. Recomendamos buen calzado para caminar, aunque los guías los hacen con chanclas de dedo, chubasquero o paraguas.

Día 8:

Llegamos a Manila a las 5 de la mañana. Como cogimos el vuelo con margen de tiempo decidimos ir al Air Force Museum, un museo de la aviación filipina que está al lado del aeropuerto. Nos gustó bastante, y encima éramos los únicos visitantes del museo.

Air Force Museum

Luego volvimos a la terminal, y justo delante de la terminal nacional, cruzando el puente por encima de la carretera, se llega a una zona comercial de restaurantes. Decidimos comer allí, aunque eran las 11 de la mañana. Muy recomendable si se tiene tiempo muerto en el aeropuerto de Manila. Cuando volvimos al aeropuerto ¡nos habían retrasado el vuelo 5 horas! Así que llegamos a Puerto Princesa de noche y subimos a una van por 600p que nos llevó a El Nido en 5 horas. Llegamos a El Nido a las 2 de la mañana y tocaba buscar alojamiento. Tras preguntar en varios hostels que nos habían recomendado sin suerte, nos alojamos en el Hostel Mochileros por 1000p. No nos gustó. Pero al menos podríamos dormir en una cama tras 30 horas que tardamos en salir de Banaue hasta llegar a El Nido.

Día 9:

A la mañana siguiente buscamos otro alojamiento con calma y encontramos el P.Gómez Pensión por el mismo precio y mucho mejor. Luego cogimos un triciclo para ir a Nacpan Beach que según TripAdvisor es una de las 10 mejores playas del mundo. Y no nos defraudó. Nos encantó. Vale la pena subir a la colina del fondo para ver las vistas.

Nacpan beach

Comimos allí también en un chiringuito. Pescado a muy buen precio. Por la tarde decidimos contratar las excursiones para los dos días siguientes. Cogimos el A y el C. En todas las agencias ofrecen los mismos tours (A, B,C y D) y en todas las agencias también valen lo mismo. Así que cogimos los que mejores críticas vimos que tenían en los foros. También te hacen pagar una tasa de eco-turismos de 200p. Nosotros como llevábamos equipo de snorkel nos hicieron descuento y nos acabó constando 1900 pesos por persona los dos días.

Día 10:

Fue el día del tour A, donde se visita:

  • Seven Comandos Beach: muy bonita pero muy masificada
  • Secret Lagoon: tienes que bajar de la barca al agua. Nosotros nos encontramos las aguas infestadas de medusas, aunque algunas no pican. Una vez en el agua, hay una entrada pequeña a través de una roca que te lleva al Secret Lagoon. Impresionante. Al otro lado del Secret Lagoon hay una playa increíble.
Secret Lagoon
  • Simizu island: allí es donde teníamos que comer, pero como estaba lleno de barcas, nos llevaron a una playa virgen y allí estuvimos solos donde pudimos disfrutar de la comida que nos preparó la tripulación. Nuestra mejor comida en todo Filipinas. Estaba todo increíble, pescado, ensalada, frutas tropicales,..
  • Big Lagoon: nos encantó el color del agua.
  • Small Lagoon: aquí alquilamos un kayak por 300p. Nos encantó. A parte de explorar el Small Lagoon, nos fuimos a explorar playas solitarias.
Small Lagoon

Realmente el tour A nos encantó, salimos muy contentos con la tripulación y con la agencia donde lo contratamos, que fue RR Travel & Tours, en la misma calle Rizal, una de las principales.

Día 11:

Este fue el día de explorar el Tour C, donde visitamos:

  • Helicopter island: muy buena para el snorkel
  • Secret beach: es una playa que se llega nadando a través de un agujero. Increíble. Aquí nadando me picaron dos medusas, aunque la herida no pica tanto como las que encontramos en España.
  • Talisay Island: Fue la playa donde comimos. Comida igual de espectacular que el día anterior.
  • Miniloc Island: aquí en esta playa se visita una mansión abandonada
Mansión abandonada
Vistas desde lo alto de Miniloc Island
  • Hidden beach: también se llega nadando. Increíble el agua. No cubre mucho pero nos encantó. Personalmente fue la que más me gustó del tour C.
Hidden beach

Como resumen decir que los dos tours valen la pena, pero personalmente me gustó más el A. También comentar que nos esperábamos más variedad de peces, y no llegó ni de lejos a lo increíble de Balicasag island.

Para despedirnos de la zona, ya que era la última noche que pasamos en El Nido, decidimos ir a comer pescado en los restaurantes que están directamente encima de la arena de la playa. Pescado recién pescado y super barato. Aquí tuve el gusto de cenar todo el rato con dos perritos que esperaban que cayera algo de comida y evidentemente tuvieron su parte de cena.

Día 12:

Alquilamos una moto y nos fuimos a la playa de las Cabañas. Está a sólo 5 km del El Nido y se puede ir en moto, triciclo o a pie. La playa nos encantó, agua turquesa pero infestada de medusas. Luego descubrimos que no picaban, así que nos aventuramos a bañarnos aunque la sensación era rara y un poco asquerosa ir tocando medusas cada dos por tres. Actualmente parece que la playa ha cambiado, por lo que me ha comentado gente que ha ido recientemente, lo que antes era un caminito de tierra desde el parking a la playa, ahora se está transformando en un centro comercial por donde es obligatorio pasar. Muy triste que se estén explotando así sitios tan increíbles.

Las Cabañas beach

A las 4 de la tarde cogemos una minivan que por 500p nos lleva a Puerto Princesa. Allí nos alojamos en el Julieta’s Pension por 1200p. Muy limpio y confortable y encima con desayuno y traslado gratis al aeropuerto.

Día 13:

Traslado al aeropuerto con destino Singapur para seguir con nuestro viaje.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s