SALT DEL MIR

El Salt de Mir es una impresionante cascada que se encuentra en Santa Maria de Besora, con una caída de 35 metros.

La ruta es bastante sencilla y apta para toda la familia. El trayecto hasta la cascada son unos 20 minutos aproximadamente de ida, y otros 20 minutos de regreso por el mismo camino. La ida es ligeramente en bajada y el regreso ligeramente en subida pero con muy poco desnivel así que tiene poca dificultad.

Para aparcar es más complicado. Habíamos leído que se podía aparcar en el restaurante la Cabanya del Mir, pero cuando nosotros fuimos no era así. Solo podías aparcar si eres cliente. Fuimos en fin de semana, así que entre semana no sabemos si es igual o no. Recomendamos dejar el coche justo antes de llegar al restaurante de la Cabanya del Mir. No hay prácticamente lugares para dejar el coche, así que se tienen que dejar en la carretera por lo que recomendamos llegar pronto o sino tendremos que caminar mucho hasta el punto de partida de la ruta.

El punto de partida de la ruta lo situamos en el mismo restaurante, desde allí sale un camino ligeramente en bajada, entre el restaurante y la casa que hay al lado del restaurante.

Prácticamente todo el camino está señalizado. El paisaje es precioso. Veremos varios cruces pero siempre tenemos que seguir las indicaciones hacia el Salt.

Más adelante pasamos por un puente de madera, eso nos indica que vamos por el camino correcto. Solo cruzarlo veremos una bifurcación por donde tenemos que girar a la derecha y en pocos metros ya vemos de nuevo una señal que nos indica que tenemos que seguir bajando.

Al cabo de poco nos encontramos a mano derecha una pequeña cabaña en ruinas. Luego más adelante veremos que el camino se divide. Aquí tenemos que girar a la izquierda. Cuando fuimos nosotros había árboles cortando el camino tanto en el camino de la derecha como en el de la izquierda, pero el camino correcto es el de la izquierda.

Cabaña de madera en ruinas llena de vegetación
Cruce a la izquierda
Árbol en medio del camino

Ya sólo queda la recta final, hay que seguir bajando y a la altura del un antiguo molino en ruinas veremos otra bifurcación y aquí el camino es el de la derecha, que baja y allí en pocos metros ya nos encontramos unas escaleras de madera y un mirador para contemplar la magnífica cascada.

Se puede bajar hasta los pies de la cascada depende del nivel del agua, la vista es espectacular.

Ya el regreso debemos hacerlo por el mismo camino por el que hemos venido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s